El cloudhousing y las ecociudades

Una ciudad es una aglomeración de edificios que sirven de vivienda, almacenamiento (de objetos, incluso los coches) o lugar de trabajo. Una ecociudad es una ciudad que reúne estos requisitos de una forma saludable y con menor impacto sobre el medio ambiente. Suelen potenciar el uso de energías limpias, transportes públicos y materiales inocuos para los habitantes. La bioarquitectura suele ser la gran protagonista de las ciudades.

Lo que no cambia entre una ciudad normal y una ecociudad es la necesidad de responsabilizar a los ciudadanos. El aire condicionado más ecológico seguirá derrochando energía si está puesto en la temperatura equivocada. Una vivienda demasiado grande requerirá más calefacción que un piso ajustado a las necesidades del momento.

¿Cuál es el tamaño perfecto de un piso?

El problema del uso eficiente de las energías en un piso es su superficie. Para una familia con dos hijos, un piso de tres habitaciones es una buena inversión. Una vez que los hijos hayan salido de casa, es demasiado grande. Y cuando vienen los hijos con sus parejas en navidad, entonces es demasiado pequeño. Estas diferencias no solo tienen un impacto sobre el uso de recursos dentro del piso sino también sobre el bienestar de los que viven en el piso. Un piso que se ajusta a tus necesidades siempre te hará sentir más a gusto. Por lo tanto las ecociudades necesitan contemplar también las opciones de un mercado de vivienda flexible y abierto a todos. Ser medioambientalmente consciente no es suficiente, ya que al fin y al cabo las ciudades están hechas para las personas. Lo social tiene que volver a la edificación, ya sea a través de diseños inteligentes o opciones alternativas como el pago por uso o el alquiler a precios accesibles.

,