1er Aniversario del Bloc Onze de Can Batlló: nuevos espacios, nuevas sociedades

*Articulo escrito por Imma Tortajada: http://www.immatortajada.cat/

Hemos pasado este fin de semana en Can Batlló, celebrando el aniversario de la entrada de los vecinos en el recinto para ocupar el Bloc Onze. Han sido dos días de mucha actividad y muchas emociones. Nos quedamos con la sensación de que vida+facil no està sola en el camino que ha tomado. Hay otra forma de pensar los espacios, las ciudades, la sociedad y esta nueva manera de hacer pasa por la cooperación, la implicación, la autogestión. Así lo hemos vivido intensamente en Can Batlló y lo hemos visto reflejado en el magnífico documental de LaCol y Panóptica “Com un gegant invisible. Can Batlló i les ciutats imaginàries” estrenado este pasado domingo 17 en el auditorio del Bloc Onze. Aquí tenéis un tráiler.

La fábrica de Can Batlló se levantó en 1878 sobre los terrenos agrícolas de la masía de Can Mangala . Hasta 1960 fue propiedad de la familia Batlló, momento en que, debido a la crisis del sector textil, la empresa quiebra y es adquirida por Julio Muñoz-Ramonet. Muñoz-Ramonet alquila los diversos espacios a empresas de todo tipo, desde importantes industrias a pequeños talleres. En 1976, el Plan General Metropolitano recalifica las 14 hectáreas de terreno de Can Batlló para destinarlas a zonas verdes y equipamientos de importancia vital para el barrio. Hasta 2006 no se aprueba la reordenación urbanística de los terrenos. Pero la remodelación a cargo de la promotora Gaudir, propietaria del 80% , no llega a hacerse debido al estallido de la burbuja inmobiliaria.
Los vecinos hartos de esperar durante años plantean un ultimátum a la Administración: si no comienzan las obras antes del 1 de junio de 2011, ocuparan la fabrica. Tras intensas negociaciones, el Ayuntamiento accede a ceder el Bloc Onze de Can Batlló. El 11 de junio de 2011, los vecinos entran en la fábrica.

Un año después, el Bloc Onze de Can Batlló cuenta con una sala polivalente, un espacio de cocina-restaurante y, sobre todo, con la biblioteca popular Josep Pons que ya tiene un amplísimo fondo bibliográfico y organiza actividades culturales. Se trata de un espacio construido con escasos recursos pero con mucho trabajo, pericia técnica, buen gusto y cariño por parte de vecinos, voluntarios y la inestimable implicación del colectivo de arquitectos LaCol. Nos enamoran sus pajaritas de papel, las estanterías de cartón, las vigas pintadas de amarillo y las barandilla de madera y cordel.

Can Batlló ya hace tiempo que nos sedujo por su historia, su patrimonio, su lucha, el calor y coraje de sus vecinos y una futuro donde, como decía el poeta, todo está por hacer y todo es posible. En vida+facil hemos comenzado a imaginarnos Can Batlló como un espacio donde las personas convivan, compartan y colaboren según valores de sostenibilidad y bien común. ¿Y tú? ¿Cómo te imaginas Can Batlló?

Os dejamos con un video resumen de lo que ha sido este aniversario.